INVITACIÓN AL ÚTERO


Quiero invitarte a participar de esta experiencia...

Te propongo RENOMBRAR nuestro universo femenino, nuestro cuerpo de mujer para otorgarle el significado real que encierra desde siempre y que la cultura patriarcal ha opacado o destruido.
Te invito a RE-SIGNIFICARLO con palabras propias, nuestras, nacidas de nuestras vivencias y emociones.
De nosotras surgirán las palabras que nos curen, nos transformen, nos despierten.

Sólo tómate unos minutos y piensa en tu ÚTERO.
Imagínalo. Conéctate con él, Siéntelo. 

Sé que es difícil pues a lo largo de mucho tiempo hemos estado alejadas de él.
Luego escribe cinco palabras( o más, si lo deseas) que lo nombren.
Puedes compartirlas, si lo deseas, aquí debajo en los comentarios.

No es necesario que sean bellas, "femeninas", adecuadas. Sólo te pido que sean las que nazcan de tu historia, de la memoria de tu cuerpo y de tu alma, aunque expresen heridas o temores.

Éstas son las mías:
útero:
pecera
jardín
abismo
caracola
gruta
silencio


Todas las palabras que ustedes me acerquen serán sembradas en mi blog y compartidas en mi taller de escritura con otras mujeres.

¡Desde ya muchas gracias!

©Germana Martin
Arte: Arla Patch

TALLER A DISTANCIA "DESDE EL ÚTERO. ESCRIBIR CON EL CUERPO", creado y coordinado por Germana Martin


TALLER A DISTANCIA «DESDE EL ÚTERO. ESCRIBIR CON EL CUERPO» EN MODALIDAD LIBRE! ¡PARA QUE PUEDAS REALIZARLO SIGUIENDO TUS PROPIOS RITMOS Y NECESIDADES, EN TU COMPUTADORA Y SIN MOVERTE DE TU HOGAR, SIN IMPORTAR EL LUGAR DEL MUNDO EN QUE TE ENCUENTRES!
Recorriendo este taller podrás conocer y descubrir tu cuerpo de mujer para conectar con él desde una mirada nueva, propia y creativa que te permitirá sentirlo, reconocerlo, aceptarlo tal como es, disfrutarlo y re-significarlo desde un lugar propio. Conectarás con tu útero para incorporar su presencia dentro de ti y despertar su poderosa energía.
Además de las narraciones y poemas que te unirán a la ancestral sabiduría femenina de tu cuerpo y de tu útero, contarás con diferentes vivencias corporales: danzas y meditaciones (acompañadas por música elegida especialmente para ellas).
 
MODALIDAD LIBRE
En esta modalidad serás tú misma quien vaya descubriendo y experimentando las ocho propuestas o Latidos que he preparado especialmente para el taller. Podrás realizarlas con facilidad pues todas ellas son muy claras, con actividades variadas y dinámicas, elaboradas para que puedas abordarlas sin ninguna dificultad.
Si bien el taller ha sido diseñado para realizarlo en el transcurso de 2 meses, sólo tú serás la protagonista de esta experiencia y podrás transitarlo siguiendo tus propios ritmos. Manejarás el tiempo de una manera absolutamente personal ya que, al no tener que entregar tareas ni recibir devoluciones, podrás fluir naturalmente y en armonía con tus ciclos, deseos y necesidades.
Lo iniciarás al recibir todo el material de trabajo, inmediatamente después de concretar tu acceso al taller.
Luego de finalizarlo podrás recorrer nuevamente este viaje en espiral, de aprendizaje y vivencias transformadoras, cuantas veces quieras pues tendrás el material para siempre en tu computadora.
Una vez confirmada tu inscripción recibirás, por correo electrónico, el siguiente Material de Trabajo: un Cuaderno/Taller y un Cuadernillo de Lecturas Complementarias en archivos PDF, además de la Música que acompañará las actividades en archivos mp3.


PRECIOS
 
ARGENTINA: $400,00.- (400 pesos argentinos).
EUROPA: €35,00.- (35 euros).
AMÉRICA Y RESTO DEL MUNDO: U$D40.00.- (40 dólares estadounidenses)


¡Las mujeres que residen fuera de la Argentina cuentan con PayPal y Western Union como medios de pago!
Para obtener más información y conocer los medios de pago que te permitirán acceder al taller, escribe a:
palabrachamanica.info@gmail.com
Por favor, indica tu nombre y país de residencia, además del nombre del taller que quieres realizar y su modalidad.

¡Me encantará que realices este viaje, utilizando la creatividad como herramienta de re-descubrimiento y conexión con tu útero y tu cuerpo de mujer para acercarte más al conocimiento de ti misma y las infinitas posibilidades que atesoras!
¡Un cálido abrazo!
 

Germana Martin
 

Arte: Cristina López Casas

ÚTERO, poema de Germana Martin

Me nazco en amapolas y caricias
me nombro mujer para quererme
me abro un sendero desafiante y atrevido
me permito mirar desde mi misma
me invito a estar erguida
me deshago de miedos
escucho mis latidos
sigo mi estela de intuiciones
me busco y me pierdo en las mareas
me atrevo a mis pasos
sólo míos
me pierdo
me nublo y amanezco nueva
me gusto y me empecino
me caigo y me disperso
en partículas de amores
me enraízo
me despeño
me alboroto
me remonto
me huelo
me desdigo

Vuelvo a llamarme a mí misma
desde el útero,
para gestarme mujer en el silencio,
para parirme entera cada día.
 
©Germana Martin
Arte: Libellune

el útero de Adriana

Volcán de sangre
Guarida de vida
Copa de vida/ cáliz sagrado
Tesoro lunar
Cuenco de maravillas
Sostén de misterios
Entramado de raíces rubí
Templo de diosa
Caldero índigo
Cuna de sueños
Crisol femenino

 Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!

el útero de Andrea

autenticidad     ancestros     saber     amor     luz

universo     nutrición     puente     sol     confianza

osadía     templo     vida     nacimiento

gestar mi nuevo ser 

flor     plenitud     sueño     gozo     crear

infinito     diosa     sensualidad     cosmos     entrega     deseo

  
Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!

el útero de Vianey

regocijo     compasión     sanación     perdón     redención 

semillas     sabiduría     vida     creación     movimiento

gozo     danza     creatividad     ciclos     dones


 Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!

el útero de María Eugenia



luz     conciencia     amor     mujer     heridas     miedos 

paz     encuentro     vida     fertilidad     ciclos     ser


Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!

PASAJERA DE MI ÚTERO, poema de Germana Martin

pasajera de mi útero 
buceo mar adentro 
mis misteriosos corales 
mi marea cristalina 
mis peces azules 
la estrella azulmarina de mi cuerpo 
vibra, gime y se estremece 

me detengo para nacer un instante 
en el cántaro de mi gruta 

rompe la luna su saco luminoso 
me arroja a mis latidos 
estoy viva 
estoy sola 
respiro, lloro y sano 


©Germana Martin
a Mónica Gobbin en agradecimiento por su ofrenda y por sus dones http://monicagobbin.blogspot.com/

el útero de Verónica


casa templo     sagrado corazón de agua

hoguera purificadora     mar de vida     caldero alquímico

estanque mágico     universo divino     poder femenino


Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!

el útero de Cecilia

Cuenco     Vasija     Espiral     Túnel     Casa     Nido

 Trabajo realizado en el taller a distancia "Desde el útero. Escribir con el cuerpo"
¡Gracias!


MUJER RAÍZ Y LUNAR por Germana Martin. Relato de mi experiencia durante la Sintonización y Bendición del Útero guiada por Miranda Gray


Esta maravillosa experiencia que nos has brindado Miranda Gray a tantas mujeres en el mundo se transformó para mí en una profunda vivencia de conexión, calma y sobre todo, de poder percibir, como jamás lo había sentido, el fluir de la energía de la Abuela Luna a través de mí.¡Fue emocionante, sanador, misterioso, nutricio y sobre todo un baño de amor de luz plateada y lunar, junto a todas mis hermanas en el corazón!

La realicé sola, en mi nueva casa en el campo, en la habitación donde tengo mi espacio femenino, mi altar, mis imágenes, mis mazos de tarot, mis libros, mis aromas, mis agüitas sanadoras. Esta habitación es un nuevo lugar para mí, que fue bendecido con esta bella ceremonia de sintonización y sanación del útero.Útero, universo sagrado y cósmico, matriz de todo lo que ES.
Así fue como mi pequeño rincón se transformó en un Gran Útero que me cobijó y me enraizó en mi nuevo lugar, con la dulce fuerza de la luna y sus mareas que todo lo transforman. Me sentí centrada en mi nuevo espacio desde mi matriz. Esta matriz, este útero que se ha transformado hoy en esta bolsita de mágicas sorpresas y delicias. Podía percibirlo dentro de mí: rosado, tibio, en reposo. Muchas lunas han transitado por él y hoy en mi menopausia se ha convertido en el templo sagrado de mi diosa interior. Me basta con poner mis manos sobre él para conectarme con la más profundo de mí.
Muy bajito puse mantras cantados por Deva Premal y cuando llegó el momento comencé a leer la meditación. Fue sorprendente notar como mi voz transmitía a mi ser una profunda tranquilidad y que no existía ningún apuro. Podía escucharme a mí misma como una caricia. Cada vez que hacía una pequeña pausa, mi voz como un eco interior me devolvía lo leído, en un ritmo propio y placentero.La visualización fue muy bella, sobre todo el sentir en un momento de la misma, como mis brazos-ramas mecían la luna, plena de luz sobre mi cabeza. Mecerla se volvió una danza suave y relajante que poco a poco abrió el camino para que su luz comenzara a descender sobre mí, atravesando con suavidad y regocijo todo mi cuerpo: chakra por chakra, hasta llegar a la Madre Tierra.
En ese momento la conexión fue total.

Mujer raíz y lunar.

Sentía que entre el cielo y la tierra se levantaba un puente para que mi alma fluyera en libertad, enlazada de amor entre el azul del misterio y la savia de la vida terrena.
En un instante sentí un fuerte dolor en el brazo izquierdo. Un extraño dolor que nunca había sentido, pero no me asustó. Tenía la certeza de que algo, que ya no era necesario para mí, esa noche estaba partiendo, sanando, se desprendía, se alejaba…
Pronto el dolor cesó mágicamente y me recosté sobre almohadones, muy cómodamente y permanecí allí, mirando por la ventana.
Me sentía en profunda paz y unicidad con la energía que me embargaba.
A los pocos minutos se desataron unos vientos fortísimos, grandes ráfagas que movían los imponentes árboles que tenía frente a mí. Los relámpagos y la lluvia no se hicieron esperar. Una poderosa tormenta de verano irrumpió desatada y libre…
Yo seguía allí contemplando como en mi interior todo se armonizaba con el afuera, con la naturaleza.
En un momento se cortó la luz y sólo quedé iluminada por mi vela.¡Ese instante fue único! En él sentí que nada externo podía afectarme, cualquier miedo se diluía, se desintegraba. Estaba unida a mi útero, a mis hermanas, al Gran Útero Creador. Permanecí allí, no sé cuánto tiempo, pues ya el tiempo no importaba, ya no estaba en mi mente.Al realizar la segunda meditación, para conectar y cooperar con la sanación del planeta, venían hacia mí imágenes de mujeres de distintos lugares lejanos, desconocidas, pero a la vez cercanas. Como así también las imágenes de todas mis amigas, hermanas, compañeras que han caminado junto a mí en distintos momentos de mi vida. Sentí la presencia de todas, aún de aquellas con las que hoy ya no tengo una relación presente y sin embargo también estuvieron.
En mis visiones sólo conecté, misteriosamente, con un hombre. Alguien que es muy especial para mí, mi hijo del corazón, mi compañero de lunas: Christian Ortiz. Con él compartimos un vínculo profundo y placentero donde buceamos juntos en lo Femenino Sagrado, desde nuestras almas. Pues él estuvo en mi útero esa noche. Volví a parirlo, embriagada de su alma amorosa y sanadora. Lo abracé en mi vientre junto a todas mis hermanas, para mecerlo siempre.
La lluvia seguía regalándome su fresca pureza, renovándome el aire y el corazón.
Me déjé llevar, sentía que no había nada para controlar, dirigir, encauzar… ¡Sólo dejarse llevar! Alguien estaba moviendo nuestras energías: ¡Era Ella! ¡La Abuela Luna nos mecía y nos sanaba a todos!
Para finalizar bebí de mi cuenco de agua, lentamente, disfrutando cada sorbo y sintiéndolo viajar por mi cuerpo. Luego comí algo dulce que me dio calor, fuerza, sostén. Lentamente comencé a mover mis dedos de pies y manos y luego cada parte de mi cuerpo. Me sentía muy relajada, totalmente lejana de dolores o preocupaciones….
Por último abrí la puerta y poco a poco permití que el ritmo de la casa con sus otros habitantes se acercaran a mí, percibiéndolos a lo lejos.Plena de luna salí de la habitación, con una certera intuición que quedó grabada en mi alma:

¡Ni el mundo ni yo seríamos ya los mismos después de esta ceremonia de unión y bendición de nuestros úteros!

Envuelta en un renacimiento embriagador, en una celebración interna y profunda, volví a la vida cotidiana. Una luz plateada movía mis pasos hacia el centro de mí, hacia la semilla de mi esencia femenina: un universo de libertad y amorosa creación.

¡Gracias Miranda Gray

http://www.mirandagray.co.uk/

y a todas las mujeres que participaron esa noche por abrir su útero y su corazón!
¡Infinitas bendiciones para todas!
¡Todo mi amor!


Germana Martin, desde Argentina.
La bella imagen es de la artista Ann Sheranda Kumara ¡Muchas gracias!


¿QUÉ SUCEDE CUÁNDO NOS EXTIRPAN EL ÚTERO? por Germana Martin


En mi experiencia virtual de re-significar o re-nombrar el útero y en mis talleres presenciales o a distancia, al realizar ejercicios para conectarnos con él desde la palabra y lo corporal de una manera diferente, siempre surgen inquietudes y dudas de mujeres que han sufrido la extirpación de este órgano y no saben qué es lo que sucederá con ellas a partir de esto. 
Se sienten confundidas, atemorizadas, desconectadas, diferentes.
Siempre siento y comprendo profundamente su dolor y busco acompañarlas en esta pérdida, en este duelo desde una nueva mirada de su cuerpo. Una mirada desconocida tal vez para ellas pero más real y completa.
Cuando extirpan el útero, sólo extirpan el útero como órgano.
Éste, definido brevemente, es una pequeña bolsa alojada en la pelvis mayor de la mujer que tiene forma de pera invertida y mide tan solo 7,5 cm. de largo por 5 cm. de ancho. Está formado por paredes musculares fuertes y gruesas y se encuentra conectado a los ovarios a través de las Trompas de Falopio y a la vagina a través del cérvix o cuello uterino.
Esta bolsita, que ocupa un importante espacio en nuestro cuerpo, es la manifestación material de un lugar de poder y sabiduría en la mujer y cumple funciones importantísimas mientras se encuentra materialmente allí (entre ellas, ni más ni menos que cobijar una nueva vida durante la gestación).
Sin embargo, su presencia material en el cuerpo de cada mujer se manifiesta durante el ciclo que sea necesario: a veces a lo largo de toda su vida, a veces no.
Cuando por la razón que sea, el útero como órgano material deja de estar presente en el plano físico, no significa que su energía desaparezca.
La energía uterina manifestada en ese órgano que todas conocemos, continúa estando allí.
Se trata de una gran fuente de poder, de voluntad, de fuerza sanadora y creativa que aún sigue presente y alojada en el cuerpo de la mujer más allá de su presencia física.
En estos casos, el cuerpo de la mujer no queda vacío sino que permanece colmado de su propia energía uterina, esa fuente de poder, placer y sabiduría milenaria que ahora, ya no se manifiesta como un órgano, pero sigue estando presente y potencialmente activa.
Tal vez el útero como órgano se haya llevado consigo, al ser extirpado, pequeños o grandes dolores emocionales que albergaba o viejas pautas de relación con lo femenino que eran inútiles para el crecimiento de la mujer.
Ahora en ese espacio vital, ya no permanece lo materialmente manifiesto del útero, lo corporizado, sino la energía maravillosa femenina, el poder sanador y sagrado, la fuerza de ser mujer, la sabiduría ancestral en su pura esencia.
Me gustaría compartir con ustedes una meditación dedicada a todas las mujeres:
aquellas que cuentan con su útero en plena etapa de fertilidad,
aquellas que se encuentran gestando,
aquellas que ya están en el portal de la menopausia como yo,
y sobre todo,aquellas mujeres que han debido desprenderse físicamente de él,
ya que esta meditación es profundamente nutricia, sanadora y conectora con nuestra matriz.
Este ejercicio meditativo y de visualización lo aprendí de mi hermana chilena Mahi Carolina Barahona en uno de sus talleres y lo escribí desde mis propias sensaciones para poder conectarme con mi útero y también transmitirlo a otras mujeres en mis talleres y escritos. ¡Gracias Mahi, mujer sagrada! Aquí va:

Meditación y masaje circular: una ronda de amor en mi cuerpo.


Esta meditación ha sido transmitida a través del tiempo, de mujer a mujer, oralmente.

No es un ejercicio que pueda realizarse como un juego o de una manera rutinaria.
Por ello está destinado a aquellas mujeres que realmente sienten necesidad de conectarse con su energía femenina y que ya están en un sendero de aprendizaje.
Primeramente encuentra en tu hogar, un espacio donde te sientas cómoda y no temas ser interrumpida, donde puedas manifestarte libremente sin dejar entrar los temores de que otras personas te observen o se entrometan en tu ejercicio.
Elige la música que desees que te acompañe, puede ser instrumental o tal vez alguna grabación de algún mantra. Si eliges algún tema que es cantado, sería conveniente que fueran voces femeninas, ya que te conectarán más fácilmente con tu propia naturaleza de mujer. Es recomendable que el volumen sea bajo, no demasiado estridente.
Luego siéntate en el piso, sobre una manta o cojín, y cierra los ojos.
Comienza por respirar suavemente, a tu propio ritmo, prestando sólo atención, en lo posible, a la respiración. Si aparecen pensamientos, sólo déjalos pasar.
Cuando te sientas cómoda y relajada apoya tus dos manos sobre tu útero o en el espacio donde él ha sido alojado desde que naciste, si es que has debido someterte a una intervención quirúrgica y no cuentas ya con su manifestación física como órgano. Recuerda que, a pesar de su ausencia material, su energía siempre estará allí.
Deja reposar tus manos sobre él, durante un tiempo, sintiendo lentamente la tibieza de ellas sobre tu vientre y como desde él, desde tu útero, también comienzas a recibir suavemente calor.
Cuando has establecido este contacto con el útero, comienza a masajearlo circularmente con tus manos.
Estos masajes deben ser lentos, suaves, amorosos, girando en el sentido de las agujas del reloj.
Mientras masajeas este espacio sagrado, siente todo el poder que él atesora, toda su fuerza. Siente plenamente su mensaje de energía y amor.
Luego, sin detener el masaje, detente a escuchar qué es lo que tiene para decirte, cuáles son sus temores, sus angustias, sus heridas. Óyelo, percíbelo, presta atención a su llamado.
Continúa masajeando y ahora transmítele con tus manos todo lo que surja de ti: protección, ternura, cuidado, valor, alegría, deja que fluyan todos los sentimientos, como así también las respuestas que afloren de tu corazón a todo aquello que tu útero te ha manifestado.
Puedes hablarle en silencio o en voz alta, puedes cantarle o susurrarle lo que desees.
Luego de permanecer el tiempo que consideres necesario allí, agradécele todo lo que te ha brindado en estos años y suavemente ve alejándote de él para continuar tu recorrido circular.
Ahora sigue masajeando, siempre circularmente y con ambas manos, dirigiéndote hacia tu ovario derecho.
Cuando llegues al lugar donde se encuentra tu ovario derecho, haz lo mismo que con tu útero: detente allí y masajéalo suavemente.
Es el momento de abrir tu percepción a todo lo que tu ovario quiera decirte y escucharlo con tu corazón. Al igual que lo explicado para el útero, si es que por cuestiones de salud ya no cuentas con el órgano físico, toma contacto con el espacio sagrado que él ocupaba y que aún conserva su poder, recuerda que su energía siempre permanecerá allí.
Acarícialo circularmente, envuélvelo amorosamente con tu comprensión.
Repite lo mismo que con tu útero, oye la voz de tu ovario y según sea tu deseo, respóndele con tus manos, con tus caricias, con tus masajes, con tus palabras, con la voz de tu intuición.
Sánalo, protégelo, cuídalo, ámalo.
Agradécele todo lo que te ha brindado en estos años y suavemente ve alejándote de él para continuar tu recorrido circular.
Sigue masajeando circularmente, sin detenerte hasta llegar hasta tu pecho derecho.
Cuando hayas llegado, siempre masajeando en forma circular hasta el pecho derecho, quédate en él y continúa con el masaje circular. Siéntelo, percíbelo, reconócelo, disfrútalo.
Déjate extasiar por esta fuente nutricia y de placer mientras lo acaricias, siempre en forma circular, escuchando también todo aquello que tu seno, tu pecho, desee transmitirte.
Óyelo, préstale atención, nútrelo.
Conéctate desde el placer y la entrega, permítete sentir todo lo que este lugar tan nutricio y placentero de tu cuerpo te brinda. Puedes hablarle, cantarle, al igual que has hecho ya con los otros espacios de tu cuerpo que has recorrido en esta bella ronda por tu cuerpo.
Escucha sus preguntas, sus reclamos, sus temores y si puedes hacerlo, respóndele en el lenguaje que deseas: con tu voz silenciosa, con tu voz en alto, con tus manos, con lo que tu corazón de mujer te indique.
Agradécele todo lo que te ha regalado en estos años y lentamente ve alejándote de él para continuar tu recorrido circular.
Repite este camino circular ahora hacia tu pecho izquierdo, y allí realiza todo lo que te he sugerido para cada uno de los órganos o espacios sagrados que ya has recorrido.
Luego de permanecer el tiempo necesario en tu pecho izquierdo, de escucharlo y brindarle todo lo que haya nacido de ti, puedes agradecerle y masajeando circularmente, para dirigirte ahora hacia tu ovario izquierdo.
Allí volverás a conectarte con él de la misma manera y luego de conectarte y agradecerle como has hecho con tus otros órganos, podrás retirarte lenta, suave y amorosamente agradecida.
El viaje de masajes circulares y placenteros continuará hacia tu útero, el punto de partida.
Has regresado, luego de recorrer un bello camino circular en tu cuerpo de mujer, al origen: tu útero gestador de vida, de sueños, de magia, de ideas, de placeres.
Date la bienvenida desde allí. Sé tu misma la que te recibe en tu útero sagrado y quédate en él, el tiempo que consideres necesario.
Ahora sólo disfrútalo, siente su palpitar, su latir que acompasa el universo de tu vida y del Todo.
Cuando estés preparada para despedirte hasta tu próxima visita, hazlo.
Agradécele una vez más su generosidad contigo al brindarte la fuerza de una guerrera espiritual, el poder de una auténtica mujer salvaje, intuitiva y con corazón libre.
Lentamente, concéntrate otra vez, sólo en la respiración.
Respira suavemente, dejando entrar y salir el aire a tu propio ritmo, tomando y soltando el mismo acompasadamente, sin apuro.
Cuando estés lista para abrir los ojos, puedes hacerlo lentamente, acomodándote otra vez a tu mundo externo.
Respira profundamente y permanece unos minutos sentada, tranquila, vivenciando todo lo que has experimentado.
Atesóralo dentro de ti.
Finaliza esta meditación agradeciendo a nuestras ancestras, que han conservado y transmitido este antiguo conocimiento, que nos permite conectarnos con nosotras mismas y con el Gran Útero Creador, con el Cielo y con la Tierra.
Tal vez sientas algo de tristeza al finalizar el ejercicio y desees manifestar tu angustia. Si necesitas llorar, hazlo. Deja que tu madre interior te cobije y te sostenga. Hazte un ovillo con tus propios brazos y mécete, acúnate, cántate una nana.
Pero no te quedes estancada en la tristeza, anclada en ella, fluye con el dolor hasta soltarlo.
Cuando te sientas centrada nuevamente en ti misma y serena, vuelca tus vivencias, tus emociones en algo creativo: escribe, dibuja, pinta, danza.
Si la meditación y el masaje te han hecho sentir, en cambio, plena de gratitud y alegría, puedes danzar primero con una música que te agrade y te conecte con tu ser femenino. En lo posible busca alguna canción que te dé fuerza, vigor, alegría, ganas de disfrutar y seguir gestando tus propios pasos en la vida.
Luego de ello, también puedes plasmar tus sentimientos y deseos creativamente, ya sea desde la escritura, el dibujo, la pintura, el collage, trabajando en tu jardín, en tus artesanías, como lo desees, utilizando el lenguaje expresivo que más te guste.
Espero lo hayas disfrutado y te encuentres, luego de realizarlo, unos pasos más cerca del centro de ti misma y mucho más conectada con tu cuerpo de mujer, con tu esencia femenina.
Espero, con estas palabras y el compartir este bello ejercicio femenino, haber podido acompañar a las mujeres que se encuentran en el proceso de sanación de esta herida.
Amor y bendiciones para todas.

©Germana Martin

La bella imagen es de la artista Clio Wondrausch.
http://www.wildhearth.co.uk/
¡Muchas gracias!

Útero-Cuna poema de Julia Jimena Camargo


Mi Útero es una Cuna:

Cuna de vida,
Cuna de proyectos y de sueños,
Cuna de ilusiones y deseos,
Cuna del Fuego que enciende la hoguera,
Cuna que nutre, cuida y contiene como la Tierra,
Cuna en donde se siembran semillas de distintos hijos:
Árboles, proyectos, ideas, sueños, seres humanos, existencias.
Mi Útero es una Cuna.

Julia Jimena Camargo
http://www.elpersonajedelaescritura.blogspot.com


La bella imagen es de Julia Larotonda
http://palomailustrada.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS AÍDA!

mi útero terciopelo

mi casa cueva

mi cuna
mi nana de colores... mi dolor, mi alegría.
mi grito liberador que renace cada día.
mío, tuYO, NUESTRO.
Ú T E R O

Aída Suárez 
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
¡Muchas gracias!


RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS IVANA!



arrancar- dolor/rosa - rojo /
refugio - cueva - nido - vacío - colmena/
hambre - sed - espiral - sangre - magma - centro - cabeza - corazón - amor - desamor - fuerza - plenitud - marea - angustia - existencia - vida - muerte - ciclo - luna - frio - calor - humedad - vientre - fogata - luz - redención - búsqueda - rueda - confusión - alarma - grito - canciones - otoños y primaveras.
Miedo y sinfín.
Eternidad e instante.
Corola de pájaros.
Eco y silencio.
Palabras. Soledad. Éxtasis Vulnerable. Pequeño.
Mio y UNO.

Ivana Gisela Álvarez Riccardo
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS ZULMA!


Luna, ciclo, regocijo, cuenco, vacío, 
contenedor de futuros frutos, 
centro de creación, caja mágica, 
caja musical, centrifugador??? 
de adentro hacia afuera, big bang, 
círculo concéntrico!!!!!!!!!!

Zulma Moreyra
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
¡Muchas gracias!


RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS CARMEN!


Dolor,Centro ,

vida ,poder,nido ,

creatividad,ilusión,

amor,recipiente,

origen,refugio,

entrañable,dominante,

conciliador


Tarot Carmen de Foz
¡Gracias por participar!


La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com/
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS CECILIA!


Esencia,

Centro,

Origen,

Fuerza,

Vida!!!

Cecilia Salvatierra
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS YUDITH!


fruto, Pacha Mama, agua, mar,

maravilla, mandala, naturaleza,

espiral, retorno, de todas,

raíces, cosmología y amor


Yudith Rosenthal Yamburg
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS ZAIDA!


amor

misterio

calor

nido

latidos

vida

universo


Zaida Zapata
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS LAURA!



casa

calorcito

agua

amor

lazo

magia

vida

latidos

mamá

sol

una

Laura  Morales
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS VANESSA!


casa florida

latido

corazón

fuego

canción

Vanessa Osorno Anzaldo 
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS JIMENA!


creación

sazón

contención

origen

uva

Jimena Poffer
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!

RESIGNIFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS MARÍA!


calidez

oscuridad

silencio

protección

hogar


María Juárez Escario
¡Gracias por participar! :)


La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!




RESIGNINFICANDO PALABRAS: NUESTRO ÚTERO ¡GRACIAS TECHI!

        

   guarida
  
miedo /alegría
  
luz/oscuridad
   
vida/muerte

  nido

cobijo/ternura

orgullo/valor

 temer/amar
    
amor

Elena Techi Bentkovsky
¡Gracias por participar! :)

La bella imagen es de Gloria Lizano López,
y acompaña la historia "La Mujer Semilla"
http://glorializanolopez.blogspot.com
¡Muchas gracias!